Las 7 refacciones más comunes para tu automóvil – Parte 1

Las 7 refacciones más comunes para tu automóvil – Parte 1

Tener un auto no sólo significa tener comodidades, también representa una responsabilidad el cuidar de nuestro vehículo, ya que de nuestros cuidados dependerá cuánto tiempo se extenderá su vida útil, qué tan bien funcionará e incluso, qué tan buen rendimiento de gasolina tendrá.

Es por eso que es importante darle un buen servicio de mantenimiento cada cierto tiempo a nuestro automóvil —dependiendo de las piezas a revisar— y estar al día con sus afinaciones y servicios.

Más que confiar en que en una refaccionaria le hagan el servicio automotriz que le corresponde, podemos estar al tanto de qué piezas se le han cambiado a nuestro automóvil y cuáles son las próximas a revisar, si conocemos los detalles de un funcionamiento adecuado.

Por eso, aquí te enlistamos las refacciones más comunes para autos y te damos un breviario sobre su utilidad. Te contaremos además de su función, cada cuánto cambiarlas y las señales a las que debes de estar atento que te indiquen que es momento de un cambio inminente de alguna de sus autopartes.

1) Bujías

Bujías automóviles

Las bujías son unos dispositivos pequeños de los que depende altamente el funcionamiento del motor, y es que son ellas las encargadas de iniciar el proceso que resulta en la generación de la energía necesaria para el movimiento del coche.

Lo que hacen las bujías es generar una chispa con la que se enciende la mezcla de aire y gasolina que comprime el pistón y con ello desencadenar el proceso para encender el motor.

Las bujías se encargan de mantener el motor encendido, es por eso que es tan imprescindible que funcionen correctamente.

Debido a la presión que es ejercida sobre ellas, las bujías se desgastan muy rápido y es por eso que debemos cambiarlas con frecuencia.

Se recomienda el cambio en cada afinación y que éste sea de todas las bujías y no sólo de las que estén gastadas. El número de bujías depende del cilindraje de nuestro auto y aunque parezcan iguales, existe una bujía específica para cada motor.

El no cambiarlas con frecuencia derivará en un funcionamiento deficiente de la máquina y esto afectará directamente al rendimiento de gasolina, y por ende, al nivel de contaminación que nuestro auto genere.

2) Filtro de aire

Filtro de aire automóvil

La función principal de los filtros de aire de nuestro coche es proteger al motor de aquellas impurezas que corren dentro del flujo de aire que entra al motor. Evitan la contaminación de la cámara de combustión y el degradado de las paredes de los cilindros.

El filtro de aire debe cambiarse con cada revisión del coche ya que es esencial en el funcionamiento del motor.

Un filtro de aire engrasado puede desencadenar una serie de daños a los conductos internos del motor y con ello devenir en un alto consumo de combustible, una alza en las emisiones de CO2, y a la larga, contribuye a la avería del motor.

3) Filtro de gasolina

Filtro de gasolina

La función del filtro de gasolina depende si el auto es de diésel o de gasolina; en el primer caso, su utilidad es que elimina la humedad y evita la corrosión de los metales dentro del motor; en el segundo, evita que lleguen impurezas al motor.

En ambos casos, el filtro de gasolina protege el circuito de inyección, la bomba de presión y los inyectores del circuito de alimentación.

El mantener los filtros de gasolina en buen estado alarga la vida útil del motor y ayuda a un mejor funcionamiento de nuestro automóvil.

Es importante dar mantenimiento a este filtro ya que los orificios de las válvulas que envían el combustible son muy pequeños, por lo que cualquier partícula que los obstruya afectará en la salida de gasolina. Esto puede ocasionar goteos al cilindro y deterioro de pistones y anillos, además de aumentar exponencialmente el consumo de combustible.

4) Filtro de aceite

Filtro de aceite coche

Similar a la función de los dos elementos anteriores en esta lista, el filtro de aceite se encarga de retener partículas indeseadas que quieran pasar al aceite antes de que éste inicie su recorrido dentro del circuito de engrase del motor.

El filtro de aceite es una pieza en forma de cartucho que contiene varias capas porosas por donde va pasando el aceite y filtrándose en cada una de estas capas, con hasta un 97% de efectividad cuando el filtro está en buen estado.

El tiempo de cambio viene definido en el manual de nuestro automóvil, por lo que debemos consultar esta información y tenerla presente. De no contar con esta información, se recomienda reemplazarlo cada vez que se hace un cambio de aceite.

De no hacerlo, podría surgir desgaste de los cojinetes y rodamientos, que a su vez resultaría en la avería de los pistones a largo plazo.

5) Batería

Batería automóvil

La batería de un coche es un aparato electroquímico que almacena energía eléctrica para su posterior uso.

Su función principal es poner en marcha el motor, aunque también alimenta con esta misma energía los diferentes circuitos del automóvil que hacen funcionar la computadora del auto, la bomba de gasolina, la iluminación y el equipo de audio, por mencionar algunos.

La acumulación de energía es el resultado de un proceso químico donde conviven el agua y el ácido sulfúrico, por lo que para mantener la batería en buen estado es necesario evitar que el electrolito descienda por debajo del mínimo requerido.

En el caso de las baterías sin mantenimiento, basta con fijarnos en sus bornes para identificar el desgaste o mal funcionamiento de la batería.

Si estos bornes se oxidan, producirán fallos eléctricos intermitentes, por lo que sería nuestro primer indicador de cambiar la batería del coche, aunque normalmente los autos cuentan con un testigo lumínico que indica que es tiempo de cambiarla.

La batería de un automóvil tiene una vida útil de aproximadamente 4 años, por lo que es importante checarla cuando su edad ronde esta fecha.

6) Amortiguadores

Amortiguadores automóvil

Los amortiguadores forman parte del sistema de suspensión y se encargan de absorber impactos y oscilaciones en los movimientos descendentes bruscos del auto, como los que hace al pasar por un bache.

Del mismo modo, los amortiguadores se encargan de dar adherencia a las llantas y ayudar a que éstas no sufran desgaste. Se puede decir entonces que la función principal de los amortiguadores es la de mantener control y estabilidad en un vehículo.

Para detectar una falla o desgaste en los amortiguadores, basta con una inspección visual en la que se detecten fugas visibles del líquido hidráulico. Si no presentan fugas pero sospechamos de una falla, con una prueba de rebote donde se aplique presión al vehículo y éste oscile más de una vez, sería una señal inequívoca que los amortiguadores ya están gastados.

Para darnos una idea de cada cuánto revisar los amortiguadores, éstos tienen una vida útil promedio de entre 50 mil y 60 mil kilómetros.

Mantener los amortiguadores en buen estado es primordial para la seguridad no sólo propia de los pasajeros, sino de la maquinaria interna que también puede dañarse con golpes o vibraciones fuertes.

7) Anticongelante

Anticongelante

También conocido como líquido refrigerante, el anticongelante toma ambos nombres gracias a las propiedades de dicha sustancia. Y es que gracias a su fórmula química es como logra controlar cambios de temperatura que evitan dañar el motor, impidiendo que se congele en climas muy fríos y ayudando a refrescarlo en altas temperaturas.

Contrario a lo que se hacía anteriormente, el anticongelante de un auto no puede ser sustituido por agua, ya que el agua fácilmente se evapora o congela con los cambios de temperatura, a diferencia de como se comportaría el anticongelante.

Una de las claves para un ahorro óptimo de combustible y emisiones contaminantes controladas es que el motor funcione a una temperatura adecuada y constante; dicha consistencia se logra gracias al sistema de refrigeración que hace correr el líquido refrigerante por un circuito cerrado.

Como el mencionado circuito es hermético, es fácil detectar una falla cuando éste gotea; otra manera de lograrlo es revisar el nivel del líquido refrigerante, asegurándonos que se encuentre entre las marcas del mínimo y el máximo.

Si el indicador de temperatura refleja cifras anormales puede deberse a la deficiencia o falta de anticongelante, ya que con el tiempo éste pierde sus propiedades y con ello la capacidad de mantener la temperatura adecuada.

De no mantener una temperatura óptima, podríamos dañar el motor ocasionando un gasto fuerte en el reemplazo de sus piezas.

El anticongelante de un coche debe cambiarse cada dos años o después de los 40 mil kilómetros. Cada automóvil tiene indicaciones específicas escritas en el manual sobre qué anticongelante usar, aunque el tipo de líquido está definido también por las temperaturas que hay normalmente en nuestra localidad.

Recommended for you

Las 7 refacciones más comunes para tu automóvil – Parte 2

Las 7 refacciones más comunes para tu automóvil – Parte 2

Yazmín Reynoso Zaragoza

Continuación del listado de autopartes que deben reemplazarse más seguido, así como su funcionalidad y cómo detectar fallas.

Ver más
10 cosas básicas que todo dueño de un auto debe saber

10 cosas básicas que todo dueño de un auto debe saber

Gabriela Barboza

¿Sabes qué es lo básico para mantener tu auto en buen estado? Checa nuestras lista con 10 cosas básicas que todo automovilista debe conocer y cuida tu auto.

Ver más
7 autos con 7 asientos y 7 pasajeros

7 autos con 7 asientos y 7 pasajeros

Yazmín Reynoso Zaragoza

Las camionetas, SUVs y crossovers que te permiten transportar a 7 pasajeros y llevar a toda la familia de viaje. Carmatch te da la lista de las 7 favoritas.

Ver más
Cómo darle mantenimiento a las piezas de tu automóvil

Cómo darle mantenimiento a las piezas de tu automóvil

Andrés Gallardo

Darle un buen mantenimiento a tu auto te ayudará a darle más tiempo de vida. Sigue estos consejos sobre cómo mantener sus autopartes y ahorra tiempo y dinero.

Ver más

¿Qué auto quieres vender?

Te preocupa la garantía? Nuestros autos poseen un seguro de MAPFRE que cubre los problemas con el auto durante los primeros 3 meses.